prevencionderiesgosriesgoslaboralesPrevención de riesgos laborale

Con el objetivo de promover y mejorar la seguridad y la salud en el trabajo, las empresas aplican y desarrollan actividades conocidas como Prevención de Riesgos Laborales (PRL). Sin embargo, no se puede hablar de PRL sin primero explicar lo que se considera “riesgos laborales”. Estos engloban a la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño desempeñando cualquier actividad dentro de su entorno laboral. Dichos daños pueden entenderse como enfermedades, lesiones o patologías sufridas dentro de la empresa. Como consecuencia los riesgos laborales generan un efecto negativo sobre los trabajadores y el ámbito laboral. Además, entorpecen la seguridad y el buen rendimiento de la empresa. El resultado de esto es un posible perjuicio sobre la imagen corporativa que proyecta la empresa. 

Bajo el marco de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre de 1995, de Prevención de Riesgos Laborales, se determinan las garantías y responsabilidades que protegen la salud de los trabajadores. Especialmente frente a los daños que puedan ocurrir durante su desempeño laboral. Esta ley recoge la normativa que deben seguir todas las empresas a la hora de cuidar la salud de sus empleados.

Conoce cuales son los riesgos laborales más frecuentes

Riesgos físicos

Destacan los riesgos físicos como los más comunes. Estos se relacionan con aspectos como el ruido, la vibración de las maquinarias, una mala iluminación, cambios bruscos de temperatura, espacios poco ventilados o sin distancia mínima de seguridad, entre otros. En cualquier empresa los riesgos físicos pueden prevenirse cuidando la seguridad en el trabajo. Así como, vigilando la salud de los empleados, tanto de manera individual como colectiva.

Riesgos químicos

Los riesgos químicos son el principal problema de las empresas que trabajan con materiales químicos o físicos. Mantener una adecuada higiene industrial es fundamental para evitarlos. Se pueden producir en diferentes procesos e incluso verse favorecidos por el medio ambiente de la empresa. Algunos ejemplos de riesgos químicos son la inhalación, ingestión o absorción de diferentes sustancias nocivas. Contar con un equipo adecuado puede prevenir las posibles consecuencias de trabajar en estos entornos.

Riesgos biológicos

Las empresas que trabajan con materiales biológicos están más expuestas a los riesgos biológicos. A causa de agentes patógenos como parásitos, bacterias, virus u hongos, los trabajadores de estas industrias pueden contraer determinadas enfermedades. A parte de mantener una adecuada higiene industrial, es imprescindible diseñar un plan de control de salud que incluya vacunas y pruebas médicas específicas.

Riesgos ergonómicos y psicológicos

Los riesgos ergonómicos vienen derivados de mantener malas posturas corporales durante largas horas. No solo resultan negativos para el cuerpo humano, sino que favorecien la aparición de varices o daños musculares. Por su parte, los riesgos psicológicos se dan cuando los trabajadores soportan demasiado estrés durante su rutina. Sumado a problemas derivados del trabajo o a un trato poco empático por parte del equipo, puede verse afectada de manera negativa la salud mental del trabajador. Llevar a cabo estudios ergonómicos y psicológicos ayuda a evitar problemas de salud en los trabajados, que a largo plazo pueden empeorar la productividad de la empresa.

Otros riesgos

Los riesgos mecánicos son aquellos que se producen en ámbitos poco seguros o con equipos en mal estado. Para evitarlos se recomienda contar con un especialista en coordinación de seguridad y salud o con un coordinador de actividades empresariales.

Finalmente, se incluyen los riesgos relacionados con la seguridad vial. Existen muchas personas que desarrollan su actividad laboral en carreteras. Estos trabajadores deben evitar desempeñar largas jornadas. Además de trabajar con vehículos que cuenten siempre con las condiciones óptimas para favorecer el trabajo seguro.

Los trabajadores de una empresa son lo más valioso para su buen funcionamiento y prosperar. Es importante cuidarlos y velar por que se mantenga un clima de trabajo seguro en el que se respetan todas las necesidades de los empleados. Es por ello que contar con un buen profesional de la prevención de riesgos laborales debería ser una de las máximas de toda empresa. En Estudios Técnicos en Riesgos Laborales ofrecemos servicios de calidad avalados por más de veinte años de experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario